lunes, 21 de mayo de 2012

ORGASMO...


Yo estaba recostada en su cama con los ojos cerrados,
y con mis gráciles manos recorría lentamente todo mi cuerpo,
apretando y arrugando la seda de mi camisón violeta,
que poco a poco iba descubriendo mis pechos...
Tan apetecibles como mis labios color rubí.
La luna, desde la ventana,bañaba caprichosamente mi blanca piel
y en la oscuridad de la noche,
transformaba las contorsiones de mi agitado cuerpo
en un mágico y maravilloso juego de luces y sombras.
Mi corazón no hacía más que latir como el de una yegua desbocada.
y sin entender lo que me pasaba,
la necesidad de mirarlo se volvió imperiosa.
Comenso a desearme,cuando me vió jugar con mi sexo ardiente y mojado...
Abrió mis piernas y mis jugos brillaron como finos ríos de plata,
ante el resplandor de la luna...
Ríos que iban a morir a un mar que yo imaginaba.
Dulce y tormentoso, agitado por las olas de sus dedos
que me hundía inquietos y desesperados,
como buscando un tesoro perdido.
Y el tesoro fue encontrado.
Me escuchó gemir... Jadear y retorcerme...
Desesperación de un condenado a muerte,
mientras mis entrañas se aferraban con espasmos
a ese improvisado barco que el hizo naufragar en mis profundidades...
socavando los confines de mi ser.
Y después de la tormenta, llega la calma.
Las olas se aquietan y devuelven los despojos a la playa.
Se dejó volar unos segundos,
exhalando un largo y suave suspiro de placer.
Con la satisfacción dibujada en sus ojos...



2 comentarios:

  1. Querida Estela: Si hubiese alguien que subestimara tus decires en verso, creo que mucho se equivocaría. Eros era en la Mitología Griega, un dios primordial, responsable de la atracción sexual, el amor, el sexo y la fertilidad. A veces era considerado hijo de Afrodita y Ares (Dioses de La Belleza y La Muerte), pero según El banquete de Platón, fue concebido por Poros (la abundancia) y Penia (la pobreza) durante el cumpleaños de Afrodita (¡que notable ¿no?). En alguna tradición (Eratóstenes), Eros era más que nada el patrón del amor entre hombres (culturalmente era discutible la noción de homosexualidad, no porque no la hubiera sino porque era muy natural), mientras que Afrodita presidía sobre el amor de los hombres por las mujeres. Su estatua podía encontrarse en las palestras, uno de los principales lugares de reunión de los hombres con sus amados, y a él hacían sacrificios los espartanos antes de la batalla. Meleagro recoge este papel en un poema conservado en la Antología Palatina: «La reina Cipria, una mujer, aviva el fuego que enloquece a los hombres por las mujeres, pero el propio Eros convence la pasión de los hombres por los hombres.» En el pensamiento griego parece haber dos aspectos en la concepción de Eros: 1º)es una deidad que encarna no solo la fuerza del amor erótico sino también el impulso creativo de la siempre floreciente naturaleza, la Luz primigenia que es responsable de la creación y el orden de todas las cosas en el cosmos; 2º) En la Teogonía de Hesíodo, Eros surgió tras el Caos primordial junto con Gea, la Tierra, y Tártaro, el Inframundo. De acuerdo con la obra de Aristófanes Las aves, Eros brotó de un huevo puesto por la Noche (Nix), quien lo había concebido con la Oscuridad (Érebo). En los misterios eleusinos era adorado como Protógono (Πρωτόγονος), el ‘primero en nacer’. Es después que aparece la versión que hacía a Eros hijo de Afrodita con Ares (más comúnmente), Hermes o Hefesto, o de Poros y Penia, o a veces de Iris y Céfiro. Este Eros era un ayudante de Afrodita, que dirigía la fuerza primordial del amor y la llevaba a los mortales. En algunas versiones tenía dos hermanos llamados Anteros, la personificación del amor correspondido, e Hímero, la del deseo sexual. No sé si te preguntaras porque te escribo esto, pero es claro que el erotismo (de allí el Eros) está íntimamente vinculado al órden y al desorden, a la luz y a la oscuridad, a la vida y a la muerte; a lo natural y a lo pecaminoso, en fin, a fuerzas en oposición que, unidas, generan un "inefable" como lo es el "deseo". El deseo es uno de los grandes misterios de la naturaleza humana, porque en él encontramos mucho de nuestro "ser animal" y también mucho de nuestro "ser cultural"; y, tus versos, exploran y provocan todo eso (¡vaya si lo provocan!); y, a mi me llama mucho la atención cómo avanzas sobre el tema relacionando el Eros con los espacios, con vos misma, con el otro, en cada etapa regresando sobre sí y viajando hacia lo otro. Aquí sólo puedo confesar que lo celebro y lo demás pertenece a la reserva de un modesto lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que me encanta leerte. Por más que tus escritos parezcan testamentos(este no)...Me gusta saber de vos! Gracias por entrar a mi morada, donde soy yo!(creo que eso está de más no? siempre soy yo) Besos Ed!!!!

      Eliminar